*Como foi a Política do Pentágono Denominada “Globalização ?”

Extraído na íntegra de: http://www.hispantv.com/noticias/opinion/337377/pentagono-globalizacion-imperialismo-occidente-trump

Como sabemos fue gravitante en la vida de los hombres a lo largo de los últimos cuarenta años. Era lo central de la epistemología imperialista occidental.

En ese tiempo se convirtió en el puntal de la super-estructura política ideológica del dominio imperialista occidental.

Su debido desentrañamiento en una situación de implosión de la arquitectura del dominio imperialista occidental, particularmente, en este contexto de la fase decisiva (tercera fase) de la coyuntura histórica, remueve de raíz toda la superestructura política e ideológica que aún se mantiene después de aquella implosión.

1.- El meollo del asunto:

Lo central aquí es que el proceso de la mundialización constante de la economía capitalista, como parte de la ley de los monopolios, nada tuvo que ver con esta política llamada globalización del Pentágono. El primero un proceso económico y el segundo una imposición política.

Así, aquella globalización en sus inicios fue una política como otras que desarrollaba Estados Unidos para imponer su poderío. Ejemplo, el macarthismo (Joseph McCarthy) de los años cincuenta (50-56) del siglo pasado, su ofensiva sobre el Este del planeta a partir del 11 de septiembre de 2001, etc.

Su imposición fue de lo más descarado. En efecto en aquellos años (setenta, ochenta del siglo XX) la charlatanería sobre la globalización era monumental. Todo era globalización. Tal como ahora mismo lo hacen con las bandas paramilitares y las células durmientes fascistas del pentágono. No se decía nada del neoliberalismo. Estaba prohibido. A los que lo hacían los acusaban de terrorismo. Toda la maquinaria, ya no solo mediática, sino, del conjunto del siniestro aparato político-militar estadounidense estaba en esa danza. Era un periodo de feroz dictadura ideológica.

La matonería del expresidente estadounidense George W. Bush (hijo) referido a: “O están con nosotros o están contra nosotros”, resume aquella situación.

Las direcciones comunistas entonces denunciaron la ferocidad de aquella globalización que había afectado las luchas del proletariado incluso retrotrayéndolo a una fase de defensiva estratégica.

2.- Por supuesto cumplió su objetivo: el neoliberalismo quedó oleado y sacramentado:

Cierto, cumplió sus objetivos. Los monopolios de la información y los escribas a sueldo allanaron el camino para la imposición del neoliberalismo. Apabullaron la conciencia de los pueblos. Afectaron sus luchas. Fueron largas décadas de desolación y postración. El planeta sucumbió a sus tentáculos.

Consecuentemente fue una ofensiva ideológica que arrasaba con todo vestigio de progresismo y desarrollismo de la humanidad y que para imponerse recurría a toda la baratija ideológica del pasado, sobre todo, agitándose contra el marxismo. En realidad se constituyó en la base ideológica del fascismo que luego llevó adelante estados Unidos en el mundo a partir del 11 de septiembre del 2001.

Las tesis anti-científicas y medievales de Henry Kissinger y Zbigniew Brzezinski elaboradas para contentar a la vieja burguesía financiera estadounidense, han estado en esa línea. “El gran tablero mundial: la supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos” fue esbozado bajo este criterio fascista.

En esto no debemos olvidar las desesperaciones estadounidenses por dotarse por toda una pléyade de escribas a sueldo lo que convine en llamar los teóricos de la globalización anticomunista de los años ochenta del siglo pasado.

Como se sabe con este neoliberalismo la vieja burguesía financiera estadounidense pretendía frenar la disminución de sus tasas de ganancia que empezaban a intensificarse tras el inicio del ciclo económico largo de contracción y crisis al que había ingresado el sistema capitalista a partir de 1973. Entonces aquella pérfida política económica exigía a los países la apertura de sus fronteras a fin de que los pulpos estadounidenses succionaran sus recursos naturales sin control ni límite, vía oscuras privatizaciones o descarados latrocinios. Una cruel política imperialista de vasallaje y sometimiento orientado contra estos pueblos a fin de reducirlos en simples exportadores de materias primas, prácticamente prohibiéndoles el desarrollo de sus industrias y sumirlos a sus pueblos en la miseria con descomunales desempleos, arrebatándolos sus sistemas de seguridad social y declarándolos seres de segundo orden. A la imposición de esta criminal política servía la globalización. Por ello la tremenda charlatanería.

3.- En esto estaba comprometida toda la maquinaria política, ideológica e incluso militar del imperialismo estadounidense:

Cierto, en esto tomaron activa participación sus monopolios de la información, sus centros de adoctrinamiento y sus apologistas.

Inmediatamente condujo a sus escribas a sueldo hasta sus laboratorios en el pentágono, primero a reciclarlos y luego instruirlos a levantar sendas teorías que sirvieran de soporte a su globalización. Prepararon sendas cumbres y conferencias incluso bajo auspicio de organismos internacionales y ONGs que controlaba, a fin de que aquellos asumieran renombre mundial y se convirtieran en falsos doctores y falsas inminencias. Estas “inminencias” eran los teóricos de la globalización anticomunista, entre ellos: Peter F. Drucker con “La Sociedad Post Capitalista”, Alvin Toffler con “La Tercera Ola”, Francis Fukuyama con “El Fin de la Historia y el Ultimo Hombre” y Samuel P. Huntington con “El choque de civilizaciones”, etc.

Por supuesto a esto se sumó la llamada “intelectualidad” de la seudo-izquierda. Son los que se han jactado de haber hecho estudios en Harvard o en otros laboratorios de la seudo-ciencia (medievales y clericales), centros del anti-comunismo que no tienen ninguna trascendencia científica. Aquellos pasaron en bloque con toda su maquinaria mundial bajo sustento de todo oportunismo. Era la podredumbre de aquella intelectualidad acostumbrada a los mendrugos de siempre: los parlamentos, las concejalías, la publicación de sus escritos, los viajes y los elogios. Previamente reciclándose abjuraron de sus endebles “posicionamientos marxistas”. Se autocalificaban de marxologos, es decir, “eminencias”. Además, habían sido premiados como “catedráticos”. Y desde ellas vomitaban su veneno contra las concepciones científicas que solo se podían encontrarse en el materialismo histórico y el marxismo.

Comprometía también a algunos académicos, incluso “Doctores Honoris Causa” de algunas universidades. O como dice Oscar Ugarteche refiriéndose a los economistas neoliberales que han recibido los llamados “premio nobel”: “Se liquidan así las teorías de 19 premios Nobel, iniciados con F. Hayek en 1974, seguidos por M. Friedman en 1976 y demás profesores de la Universidad de Chicago, hasta Eugene Fama en el 2013.” (1).

4.- En realidad, fue un escándalo de proporciones mundiales:

El deseo de la vieja burguesía financiera estadounidense por imponer su política económica neoliberal pasando por encima de todo concepto científico, entre ellas, la constante mundialización de la economía capitalista y la incapacidad y/o compromiso de sus “inminencias” de no entender o esconder el curso que había asumido el desarrollo capitalista, ha sido monstruoso.

Toda la maquinaria política-militar de los países imperialistas había sido puesta en movimiento. Aquello estaba en conexión directa con los operativos armados que desarrollaba el ejército estadounidense, primero en Afganistán con sus fuerzas paramilitares (Muyahidines) luego la invasión de Irak. Se entiende que la globalización y el neoliberalismo no eran políticas aisladas, sino, estaban debidamente enlazadas e interconectadas con toda la geoestratégica estadounidense. Y cuando este cae, también caen esas políticas.  Ojo con esto.

Por la magnitud de estos hechos, en realidad, es un escándalo de proporciones mundiales que se ha mantenido a flote por espacio de cuatro décadas, incluso más que el sistema unipolar. Por otra parte ha sido el sustento de toda la geoestratégia estadounidense desde los años setenta del siglo pasado. Y tras la implosión de su última geoestratégia en una situación de paso a una nueva fase, tercera, de la coyuntura histórica en curso en la actualidad, el ruido de la implosión de esta geoestratégia en el que está incluida su globalización, ha sido fenomenal.

Ahora, lo mínimo es rectificar aquella aberración. Por supuesto esto no es fácil, la globalización fue una de las principales puntales en las que se sostenía esta superestructura política e ideológica.

Entonces el pentágono está ante una de sus disyuntivas muy difíciles de resolver. El asunto es colosal. La debacle de la cultura occidental esta al descubierto

5.- Sin embargo, la explicación científica era sencilla:

Los manuales de economía política a este respecto son muy claros. En efecto, el capitalismo desde cuando emergió se mostraba como una fuerza de ruptura con el régimen autárquico del sistema feudal, es decir, la ruptura con las economías cerradas. Desde un principio el capitalismo se impuso, rompiendo los mercados nacionales, haciéndose cada vez más internacional. Esto fue aún más claro cuando pasó a su segunda fase, la fase imperialista, allá a finales del siglo XIX. Este proceso a partir de los años cincuenta del siglo pasado (siglo XX) se hizo aún más latente. Por supuesto en los años ochenta, treinta años después, cuando el Pentágono impuso su globalización, existía un gran proceso de mundialización en la economía, eso era innegable, pero, ojo, era una mundialización de los monopolios e internacionalización de los capitales. Esto continúo después, sin pausa alguna.

Entonces lo que hizo esta criminal burguesía fue tergiversar este proceso económico de continua mundialización de la economía capitalista. Prácticamente se montó sobre este proceso, pues, sabía muy bien que el proceso de mundialización de la economía capitalista no se había iniciado recién en los años setenta del siglo pasado, aquello era constante. La aprovechó y la llamó globalización, utilizándolo como un soporte ideológico para imponer su cruel política neoliberal de super-explotación y saqueo.

Por consiguiente aquella globalización, como una política que era, la podían detener en el momento que quisieran, por Decreto Ley, tal como ahora pretende Donald Trump bajo la directiva de la vieja burguesía financiera estadounidense. Escondiendo miserablemente, que un proceso económico que se debía a las leyes económicas, no podía ser detenido por decreto ley. Aquello solo procedía cuando se trataba de una política esgrimida por un Estado determinado en este caso por el Estado estadounidense.

Consiguientemente esta política imperialista esbozado e impuesto por el Pentágono, nada tenía que ver con el proceso económico natural de la acumulación capitalista, es decir, la mundialización de la economía. Un proceso científico que sus  apologistas simplemente jamás lo entenderán.

6.- Pero ahora la arquitectura del dominio imperialista occidental ha implosionado y con ello toda la geoestratégia estadounidense incluida su política de globalización:

El sistema imperialista siempre ha estado cuestionado No olvidemos su desarrollo cíclico y sobretodo la tendencia mundial que es hacia el socialismo. Esto desde 2008 ha sido muy agudo. Entonces la vieja burguesía financiera estadounidense estaba desesperada.

Después de sus derrotas militares, 3 de septiembre de 2013 en Siria y 4 de marzo de 2014 en Crimea y Sebastopol, su situación era insostenible. Estaba entre la espada y la pared, en una disyuntiva entre la colusión o la guerra nuclear

Luego, entre los años 2015 y 2016, esto se convirtió aún en muy grave. La hecatombe fue monumental. No era para menos, se trataba de la implosión de la arquitectura del dominio imperialista occidental, como una continuación de la perdida de la hegemonía mundial estadounidense en 2010. Todo aquel poderío estaba en los suelos. La bancarrota económica estadounidense se había puesto al desnudo. Por supuesto esto no era cualquier cosa. Era un asunto de enorme valor geoestratégico mundial. Un hecho histórico que solo se presentaba cada cincuenta o cien años. Pero algunos ni siquiera lo advirtieron.

Se trataba de la implosión de toda su geoestratégica, por supuesto incluida su globalización. Su opción fascista, con enormes retrasos, está en pleno proceso desde el 11 de septiembre del 2001 pasando por 2010 cuando dio inicio la “Primavera Araba”. No olvidemos que sus aparatos paramilitares, sus células durmientes, están en casi todas las regiones del planeta.

Entonces aquello lo ha sumido en una encrucijada y a la deriva como nunca lo estuvo. Su ideología está en bancarrota. No hay una epistemología coherente que de vida a toda esta estructura fascista esparcida en casi todas las regiones del planeta. No ha tenido otra opción que refugiarse en la vieja sofisma del proteccionismo y la desactivación por decreto ley de su política denominada globalización. En esto no podemos olvidar que la permanente ebullición del sistema capitalista hacia su mundialización, como una ley imperturbable de los monopolios, ha llevado al traste aquel sofisma llamado globalización, ante todo, desenmascarándolo como una simple política suya.

Y en estas condiciones sobrevino el show de Donald Trump. La vieja burguesía financiera estadounidense estaba enloquecida. Toda su geoestrategia había implosionado.

Su nueva geoestratégia. Entre enero y febrero de 2017 hace oficial su nueva geoestrategia a través de Donald Trumf, su peón de turno en la Casa Blanca. Esto fue muy claro en los discursos de éste en la toma de mando el 20 de enero de 2017 y en su primera presentación en el congreso estadounidense el 28 de febrero de 2017.

Según los últimos datos que dispongo a la mano, aquella nueva geoestrategia estaría referida, sobre todo contra la RPDC y Siria. La primera con pretendido ataque nuclear preventivo y la segunda con la balcanización. Además existe una fuerte presión militar contra Rusia. Todo tramado por el Pentágono. Sobre este último no se sabe si esto es por diversionismo para cumplir lo anterior (ataque nuclear contra la RPDC y balcanización de Siria) o porque es real. Ya sabemos de las colusiones. Aquí no deseo hablar de esto. Lo haré en un próximo artículo que estoy preparando. El asunto es que hay en este momento una fuerte ofensiva militar estadounidense contra Rusia. También no puedo pasar por alto aquí, prácticamente el silenciamiento de China en el caso de Siria. El asunto es realmente muy complejo. Pero el ataque nuclear preventivo contra la RPDC está muy agitado. La península coreana y los países involucrados como aliados del pentágono y en general el mundo viven los días más dramáticos de su historia. Porque la respuesta de la gran RPDC no se dejará esperar. Ya hemos dicho en un apunte anterior los riesgos al que enfrentara el Pentágono. En principio un choque con la RPDC no será como lo hacen, por ejemplo, con Rusia o con China, con los que pueden entrar en componendas y colusiones, con la RPDC no habrá eso.

En este sentido sobre este último (enfrentamiento con Rusia) hay dos hechos que puedo resaltar:

Primero, hay intensos cercos con armamento nuclear contra este país de parte de las fuerzas estratégicas estadounidenses que hacen posible un ataque sorpresivo nuclear fulminante contra Rusia. El  28 de marzo de 2017 el jefe adjunto de la Dirección de Operaciones del Estado Mayor ruso, Víctor Poznijir, fue muy claro cuando participaba en la Conferencia de Desarme en Ginebra, cuando dijo:

“Las defensas antimisiles de Estados Unidos en Europa y en los buques que navegan cerca de nuestras fronteras elevan la amenaza de un ataque nuclear por sorpresa contra Rusia”, dijo Poznijir en la Conferencia de Desarme en Ginebra. El alto mando constató que los buques estadounidenses con misiles en los mares Báltico y Negro amenazan el territorio europeo de Rusia. Poznijir advirtió que los barcos de guerra norteamericanos pueden llevar más de 1000 misiles de crucero Tomahawk con un alcance de hasta 2.500 kilómetros” (2)

Segundo, grave ofensiva paramilitar de Estados unidos contra Rusia. Como se sabe el domingo 26 de marzo de 2017 hubo protestas no autorizadas en Moscú. En efecto, ese día entre 7000 y 8000 personas salieron a la céntrica calle Tverskaya, a pesar de que las autoridades de la capital denegaron al bloguero opositor, el corrupto liberal Alexéi Navalni, organizador de la protesta. Por supuesto hubo detenciones. El 27 de marzo de 2017 el ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, declaró: “La reacción de los países de Occidente a las detenciones durante protestas no autorizadas en la capital rusa son una muestra de doble rasero”. El cabecilla Novalny fue detenido. La prensa informó que la cantidad de detenidos durante la manifestación no autorizada en Moscú superó las 1000 personas.

Veamos un apunte:

“Los mismos métodos, derramar la sangre, utilizar los puños y las armas… como en Kiev en 2014. Parásitos encabezados por un bandido como Navalny pidiendo la caída del gobierno. Por cierto, The New York Times ya ha contado todo a todos, por supuesto desde su punto de vista, el de la Secretaría de Estado norteamericana. Todo demasiado evidente. Los bandidos ya han probado el primer sabor de la sangre y la impunidad como respuesta solo puede generar un caos permanente. Los cachorros están viviendo de acuerdo con el principio de permisividad, es el momento de demostrar que hay una ley. Uno para todos. Si no les gusta, que emigren a Occidente. Allí, la democracia sabe cómo utilizar las herramientas para dispersar manifestantes en forma de gases lacrimógenos, cañones de agua y porras para masaje colectivos en zonas especialmente sensibles” (3). “El Maidán en Rusia acabó de forma patética y ridícula. El cabecilla Novalny detenido. Un policía herido grave, armas requisadas y la UE berreando por los detenidos”. Nota publicada el 27 de marzo de 2017, en: http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/historico-de-noticias/16677-el-maidan-en-rusia-acabo-de-forma-patetica-y-ridicula-el-cabecilla-novalny-detenido-un-policia-herido-grave-armas-requisadas-y-la-ue-berreando-por-los-detenidos ).

Y en este contexto, en el plano ideológico, como parte de toda aquella geoestrategia al que estaba obligada a asumir la vieja burguesía financiera estadounidense después de la implosión del mismo, en un cuadro lamentable de quiebra total de su sistema de dominio, trama un nuevo timo fenomenal como lo había hecho en los años setenta y ochenta del siglo pasado (siglo XX), habla del fin de su globalización. Esta es la base de la nueva geoestrategia estadounidense que está en vigor desde enero de 2017.

Sin embargo la mundialización de los monopolios y la internacionalización de los capitales sigue su curso, en este caso agolpándose entre los monopolios de China, esto es como parte de la ley de los monopolios, una ley importante de la segunda fase del sistema capitalista emergida a finales del siglo XIX, estudiada y analizada a profundidad por Lenin en 1917 en su inmortal obra: “Imperialismo fase superior del capitalismo”. Una ley económica que pertenece a lo más profundo de la economía, que en la actualidad está muy latente.

7.- Ahora China, incapaz de desarrollar una estrategia política propia y una política independiente sobre lo que sucede en el mundo, quiere seguir con esta política de la globalización:

Y lo que hace China ahora respecto a la defensa de la globalización, precisamente de aquella política imperialista impuesto por el Pentágono, no demuestra, sino, su incapacidad por desarrollar una estrategia política propia, una política independiente sobre lo que sucede en el mundo, además, su fácil seguidismo a esta podrida política imperialista.

En la 47 reunión anual del Foro Económico Mundial (FEM) o llamado también Foro de Davos (Suiza) celebrada entre el 17 y 20 de enero de 2017, el presidente de China, Xi Jinping, fue muy claro cuando dijo: “Es verdad que la globalización creó nuevos problemas, pero esta no es la justificación para eliminar la globalización económica completamente. Deberíamos adaptarnos y guiar la globalización económica, amortiguar sus impactos negativos y entregarle sus beneficios a todos los países”.

Su seguidismo a la política imperialista estadounidense es constante. No podemos ocultar esto. Por supuesto es un nuevo imperialismo con grandes avances en materia económica que incluso lo ha elevado como la primera potencia capitalista del mundo, por encima de los Estados Unidos, pero, sin perspectivas en materia ideológica. Por eso es seguidista. Y no tiene otra alternativa. Por lo demás, ya sabemos que las epistemologías imperialistas están en quiebra. Entonces China está sometida a las leyes capitalistas de su sistema al que pertenece. En si, debe continuar con las políticas imperialistas de sus antecesores. Eso es China. Por supuesto algunos no lo entienden y se enfurecen cuando hablamos así. Para que lo entiendan les sugiero lean por lo menos uno y dos veces el “Imperialismo fase superior del capitalismo” del gran Lenin.

Tal vez pudo haber sido algo acertado si por lo menos hablasen de “Libre Comercio” como lo acentúo su primer ministro, Li Keqiang, el jueves 23 de marzo de 2017 en un almuerzo por su homólogo australiano, Malcolm Turnbull, en la sede del Parlamento en Canberra (Australia), cuando dijo: “Vengo aquí primero para impulsar el libre comercio” (4).

Por supuesto los pueblos tienen su propia opción: la lucha por los cambios revolucionarios en la perspectiva de una nueva sociedad que ahora avanza con las luchas armadas en varias regiones del planeta, con la RPDC, con Cuba, con los pueblos que luchan con coraje y valentía en Siria. Venezuela, Yemen, etc., todos con clara militancia progresista y revolucionaria y con el marxismo como guía hasta la victoria final.

NOTAS:

1.- “EEUU y su redespliegue económico”. Autores: Oscar Ugarteche y Armando Negrete, Publicado el  24 de marzo de 2017, en: ALAI AMLATINA.

2.- “Rusia advierte del peligro de un ataque nuclear por sorpresa de EEUU.”. Nota publicada el 28 de marzo de 2017, en: Sputnik.

3.- “El Maidán en Rusia acabó de forma patética y ridícula. El cabecilla Novalny detenido. Un policía herido grave, armas requisadas y la UE berreando por los detenidos”. Nota publicada el 27 de marzo de 2017, en: http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/historico-de-noticias/16677-el-maidan-en-rusia-acabo-de-forma-patetica-y-ridicula-el-cabecilla-novalny-detenido-un-policia-herido-grave-armas-requisadas-y-la-ue-berreando-por-los-detenidos

4.- “China impulsará firmemente globalización económica, según viceprimer ministro”. Nota publicada el 24 de marzo de 2017, en: Xinhua: http://spanish.xinhuanet.com/2017-03/24/c_136155411.htm.

(*) ENRIQUE MUÑOZ GAMARRA:

Sociólogo peruano, especialista en geopolítica y análisis internacional. Autor del libro: “Coyuntura Histórica. Estructura Multipolar y Ascenso del Fascismo en Estados Unidos”. Su Página web es: www.enriquemunozgamarra.org

*Neoliberalismo El pensamiento único

(Alguns comentários do autor, sobre educação: Comentario nosso)

Parte 1, antecedentes

Por C. Zeigarnik @C_Zeigarnik

En un artículo anterior, se ha explicado cómo comprende el neoliberalismo la cuestión educativa y se han revisado brevemente algunos ejemplos de su praxis en nuestro país, España.

En este escrito, en cambio, nos centraremos en una cuestión más abstracta, que tiene que ver con el pensamiento, la mentalidad del ser humano que habita un país capitalista imbuido en la dinámica neoliberal. Para ello, se ha dividido este capítulo en tres epígrafes.

El primero tiene que ver con los antecedentes, con la procedencia de este pensamiento, sus características, y cómo es introducido en una sociedad dada; el segundo se centrará en la asimilación del mismo; y el tercero y último en su posterior retroalimentación.

Aunque estos conceptos parezcan aún más abstractos, se verá cómo adquieren mayor solidez con los ejemplos que la historia nos ha dejado, en diferentes países, con antecedentes históricos, y con procesos sociales y personalidades de procedencias y significados distintos.

Si se dejase a un lado toda la parafernalia de conceptos que día a día nos invaden a través de los medios de comunicación −incluyendo éste, internet− y nos apartáramos de ellos, como quien está admirando un cuadro, un neoliberal vería a nuestro alrededor algo así:

“En una sociedad dada, donde el Estado se gasta casi el 50% del PIB, controla sectores como la sanidad y la educación, e incluso subvenciona al que no tiene trabajo, hay gran parte de la población que vive sólo de la redistribución del dinero. Son personas que no producen bienes en un mercado libre, reciben dinero del Estado, un dinero que previamente confiscó de los contribuyentes”.En muchas mesas, en días festivos, donde se junta toda la familia, no es complicado encontrar afirmaciones de este tipo, pero… ¿Qué se puede dilucidar de esta apreciación?Pues que existen un montón de personas viviendo como parásitos, a expensas de otros individuos. Para un neoliberal, la sociedad puede dividirse en dos partes bien diferenciadas: los que producen y los que viven de los productores.Esos supuestos parásitos viven gracias a la coerción estatal, que organiza, administra y vigila esa redistribución. Esto es muy importante porque se fija un enemigo, el Estado.

Un Estado que transfiere la riqueza de un grupo a otro. Y si se quiere promover la libertad y la responsabilidad individuales (propias de sus tesis), el neoliberal no puede aceptar tal grado de dependencia en la población.

A lo largo de este artículo veremos cómo éste y otros juicios acceden a la mente de los que están a nuestro alrededor.
  1. Los antecedentes, la escuela pública.

En un libro que se recomienda encarecidamente a los lectores, Breve historia del neoliberalismo, su autor, David Harvey, señalaba que a los neoliberales les interesaba el Estado en la medida en que éste funcionaba como primera espada.

Esto es, el Estado se encargaba de crear el mercado (entendido como la tierra, el agua, la educación, la atención sanitaria, la seguridad social o la contaminación medioambiental).

Es la acción estatal, por ejemplo, la que consiguió desarrollar, entre otras cosas, el Estado de Bienestar en España tras la Dictadura franquista, y añade Harvey tras esa apreciación: 

(…) Pero el Estado no puede aventurarse más allá de lo que prescriban esas tareas (…) porque éste no puede anticiparse a las señales del mercado (los precios) y porque es inevitable que poderosos grupos de interés distorsionen y condicionen estas intervenciones estatales en su propio beneficio”(págs. 8 y 9).

La escuela pública, como parte de ese Estado del Bienestar, jugaría un papel muy especial.

Fotografía de Ana Rey

Para comenzar, la idea de la educación pública nació del advenimiento de la Revolución Francesa y de los estados naciones, en pleno siglo XVIII, y nació como un espacio público y democrático que debía informar de lo que sucedía en el mundo y habilitar a la gente a pensar, reflexionar y conversar en los planteamientos políticos.

Existían dos instituciones que tenían como fin convertir a la gente en ciudadana: la educación y los medios de comunicación, de los que se hablará después en la retroalimentación del pensamiento.

En cuanto a la educación, una de sus misiones, desde el principio, aunque no realizada adecuadamente, fue la de formar a los ciudadanos, habilitarlos para, como se dijo antes, participar en debates políticos, más allá de sus intereses particulares.

Aquí reside lo importante de la educación, no se forma uno de forma egoísta, sino desde el punto de vista del bien común, de la colectividad. Sin embargo, con el neoliberalismo se ha comprobado que las instituciones dominantes tenían otros planes para los alumnos.

Comenzaron a percatarse de que la educación era fundamental. Del parvulario a la universidad, varía según los países que se estudien, dependiendo de la historia de sus sistemas y de su evolución, no es difícil ver cómo han penetrado masivamente las corporaciones privadas en la educación.

Entre los motivos se encuentran, en primer lugar, la rentabilidad. Ya no sólo económica, que es muy aprovechable y ya la hemos repasado en el artículo anterior, sino la que tiene que ver con el cerebro de los niños.

Educar es apropiarse de los cerebros ajenos. Entonces, cuando las empresas se introducen en la educación, buscan, esencialmente, apropiarse del cerebro de los niños. Esto es muy peligroso, y lo estamos viviendo, lo hemos vivido.

En este proceso, la educación se desvía de la ciudadanía, del bien común, hacia los intereses de las empresas privadas. De este modo, no es lo mismo pensar desde el bien común que desde el punto de vista que ofrece tal empresa.

Entre lo que se pierde, si se enumera, sería: la preparación para la vida cívica, la apertura al mundo, del puro placer y del entendimiento del saber, para orientarse al avasallamiento del mercado. La preparación de los sujetos educados para funciones económicas: administración, gestión, mano de obra, y mil conceptos de sobra conocidos.

Así, la educación se comprenderá como la preparación para la vida mercantil, del empleo.

Fotografía de Juan Carlos Mejía

Hay numerosos ejemplos a este respecto, que tienen que ver con la introducción de la doctrina neoliberal. Ya hay empresas en EEUU y Canadá que actúan sobre su país, o sobre países del tercer mundo, en la aplicación de esa doctrina sobre ese público forzoso que son los niños.

Los procedimientos son sencillos, algunas de esas empresas, como puede ser la estadounidense ChannelOne, se dedican a enviar a países en desarrollo material escolar para la educación, desde pizarras a ordenadores, pasando por libretas, libros de texto, bolígrafos, etc. ¿Y qué reciben a cambio de esa ayuda altruista?

La posibilidad de exponer, durante diez o veinte minutos, vídeos donde muestran sus programas pedagógicos, que explican la actualidad.

Se pueden alcanzar situaciones histriónicas, donde empresas que se dedican, por ejemplo, a la deforestación más masiva, expongan las razones por las que se debe cuidar el medioambiente, o que nos enseñe cómo comer mejor una gran cadena de comida rápida.

Éstas son, a grandes rasgos, algunas de las consecuencias que podríamos vivir de darse definitivamente el asalto neoliberal sobre la educación.

Escrito por C. Zeigarnik @C_Zeigarnik

Parte 2 – La asimilación de una doctrina, la doctrina única

Por C. Zeigarnik @C_Zeigarnik

Cuando se habla de asimilación, de asimilar, nos referimos a esta definición de la RAE: “Comprender lo que se aprende, incorporarlo a los conocimientos previos”.

Muchas veces, en nuestra propia educación, que no ha terminado, se nos invita a participar de los conocimientos, a ser partícipes de esas ideas que los habitan, pero casi nunca pasamos de esa participación, todo raya la superficie, no hay una asimilación profunda ni un análisis crítico elaborado. No se poseen las herramientas adecuadas para analizar lo que hay alrededor, tampoco para cribar aquello que puede modificar o transformar el pensamiento, véanse, por ejemplo, todos aquellos estímulos que recibimos de los medios de comunicación.

Ese pensamiento crítico se desarrolla de distintos modos, el más conocido es el que tiene que ver con las líneas de pensamiento filosóficas, que son el más fiel recuerdo de resistencia al pensamiento plano, y que se ven como fundamentales a día de hoy para combatir el neoliberalismo. La consulta de aquellos autores críticos con el sistema predominante es una buena fuente de herramientas para luchar y resistir.

Porque, paralelamente a esos ejemplos tan peligrosos del final del apartado anterior, han surgido organizaciones o personas como usted, que denuncian esas infiltraciones de las corporaciones en la educación y en muchos otros estamentos.

Hacer pedagogía, como insistía Gramsci en sufilosofía de la praxis, es algo fundamental hoy en día. La formación debe ser constante y amplia; dejar a un lado los prejuicios se hace esencial, porque estos, más que sumar, restan.

lumpen-capitalismo
Viñeta de @El_Lumpen

El neoliberalismo se ha encargado y se encarga de buscar también sus propias justificaciones ideológicas, sobre todo a través de aquellos ideólogos que conciben el mundo de la educación y que aspiran a su transformación. Siempre resulta más sencillo asimilar conceptos cuando provienen de premios Nobel de economía, le dan otro cariz a sus palabras.

En paralelo, existen transnacionales potentes que vehiculan el discurso, incitando a gobiernos y profesores a adoptar prácticas conforme a sus ideales, y grupos de presión, los llamados thinktanks, que se esfuerzan en hacer lo mismo.

El pensador más influyente fue Gary Becker, y no era un pedagogo, sino un economista.

En su libro, El capital humano, que merece la pena consultar, asegura que el ser humano y sus conocimientos constituyen un capital en el que invertir, y que, como tal, puede evaluarse en base a su rentabilidad económica.

Así, la educación es un capital computable, como cualquier otro, y esta idea es la que influye sobre los ministerios de educación, sobre los ministros, sobre los economistas… Y los medios de comunicación se encargan de aseverarlo, una y otra vez.

En la situación que vive España, pocos son los partidos políticos de izquierda que hablan de los emigrantes forzosos, casi siempre se nos dice: “El Estado ha invertido en ellos mucho dinero, y ahora son otros Estados los que les cobran impuestos, es inadmisible”.

Siempre hay un discurso económico, nuestro pensamiento está colonizado y no parece existir otro modo de pensar. Si a esto añadimos la tesis de Milton Friedman, el padre de la economía monetaria, que propuso el sistema de bonos para la educación, del que ya se habló bastante en el artículo anterior, tenemos dos teorías, de las que no se habla en las facultades, pero que son los pensamientos más influyentes sobre la educación, pues son los que circulan en el FMI, en la OCDE y en el Banco Mundial.

Cuando el pensamiento económico coloniza nuestras mentes, resulta complicado construir una alternativa viable al capitalismo. Casi todo nuestro discurso se engarza con conceptos que nos son ajenos, que no tienen que ver con nosotros.

Así, entre algunos de los ejemplos más claros de esa asimilación, está el concepto de eficiencia. Decimos que Zara es eficaz porque ha logrado tantos millones de dólares o euros de beneficio neto en la última década, pero quizá, al mismo tiempo, ha desempleado a miles de personas, o ha creado puestos de trabajo precarios, que generan inseguridad y miseria en las familias.

Se dice que el PIB español va a crecer a un tanto por cierto concreto, pero jamás hubo tantos parados, tanta pobreza, tanta desigualdad… El mundo occidental parece ser eficiente en economía, tecnología, en lo financiero, pero está perdiendo valores y la calidad de vida.

Se dice que se vive en la economía del saber, pero nunca se ha enseñado y educado tan poco.

¿Por qué? Porque la educación se ha enfatizado en reproducir vasallos del sistema.

Lo que tienen que asimilar esos vasallos, sin preocuparse por nada más, es el mantenimiento del mercado libre y autorregulado, y de la dinámica de producción y finanzas.

Un vasallo se dice que es empleable cuando comprende cómo mantener ese ciclo, formando parte de su estructura, sea en el nivel que sea.

Así, las reformas que se hacen desde en el sistema educativo se enfocan en la futura empleabilidad de los alumnos, lo cual es terrible, pero cala de una forma espectacular en el alumnado. Habría que preguntarse hasta qué punto sería empleable un filósofo, un poeta, un novelista, cualquier persona enfocada en las llamadas humanidades.

Todos ellos tendrían que aprender lo que es el mercado, modificar su arte para la atracción de clientes. Únicamente verían su rentabilidad, su arte quedaría en un segundo plano.

Y, sin embargo, qué sería de la Humanidad sin filósofos como Platón o poetas como Baudelaire o Byron.Como el mercado no los quiere, no pueden formarse poetas, literatos, matemáticos puros, físicos teóricos… Desgraciadamente sólo se forma a aquellos que el mercado financiero necesita para alimentar la máquina de multiplicar dinero.

Foto de Colectivo Desazkundea

Si hubiese que dividir el nivel de asimilación en la educación, en los niveles más altos, de máster y doctorado, están los que resuelven los problemas, se les hace creer inteligentes, porque resuelven problemas, pero en realidad la inteligencia está en formularlos.

El que contempla un problema previamente enunciado para hallar la ecuación solucionadora no es inteligente, sólo confunde analizar y calcular, con pensar y reflexionar.

En el nivel intermedio estarían los técnicos productores, al servicio de las máquinas, de las necesidades que plantean, vigilar que no sufran averías y que la producción no se detenga.

El único conocimiento que requiere es la lógica de la maquinaria que deben vigilar. E incluso se les pide que se adelanten a sus posibles demandas. Es la máquina, paradójicamente, la que pide, la que solicita, la que está por encima del humano.

Por debajo de este nivel ya no se forma a nadie, casi la mitad de las personas que trabajan para las principales multinacionales del mundo son analfabetas, porque si dejasen de serlo, pondrían en cuestión todo lo que hacen.

Pero no hablamos sólo de personas que no saben leer ni escribir, hablamos de personas que tienen su diploma de primaria, de secundaria, pero que la obtuvieron por antigüedad.

Son graduados y analfabetos, que casi no saben ni leer, pero tienen un diploma, y esto lo podemos conectar con el comienzo, porque es imposible asimilar nada sin palabras en la mente que podamos combinar, y esas palabras provienen de la poesía, de las obras filosóficas, de las novelas. Si no se piensa, se defiende el sistema.

Imaginemos el cierre de una empresa, los despidos, y que los propios obreros digan: “Es la ley del mercado, somos menos competitivos que los chinos, qué le vamos a hacer”.

El obrero acaba por defender el propio sistema que lo anula. El obrero ha asimilado la doctrina, progresa adecuadamente.

Escrito por C. Zeigarnik @C_Zeigarnik

Parte 3: La retroalimentación:

propaganda y adoctrinamiento

Por C. Zeigarnik @C_Zeigarnik

Desde un punto de vista histórico se dice que Hitler inventó la propaganda.

En el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, Hitler entendió cuál era el papel de la propaganda sobre la sociedad, sin embargo, no la inventó él, ni siquiera Goebbels, a quien muchos se cansan de citar, sino que la aprendió de los medios de comunicación de otras democracias occidentales, en particular, de la democracia inglesa y la estadounidense.

Desde el nacimiento de las sociedades modernas, prevalecen dos tendencias; la primera pide una democracia participativa con una ciudadanía informada; la segunda margina a una parte de la población porque no debe inmiscuirse en asuntos que son de su incumbencia, pero se les hace creer que no es así.

Esta última visión de la sociedad, de la economía y del mundo también existe en nuestra cultura. Tomó cuerpo en la Primera Guerra Mundial, en los EEUU.

Por aquel entonces, el gobierno fue elegido por su promesa de no entrar en la guerra. Poco después de su elección, por razones de política interna e industriales, el gobierno decidió participar en aquel conflicto.

Entonces, los EEUU, Propaganda Naziademás de enfrentarse a sus enemigos, tuvieron que enfrentarse a la opinión pública.

Para hacerlo creó una comisión bautizada con el nombre del periodista que la presidía, el señor George Creel.

Esta comisión inventó las más modernas técnicas de propaganda, amoldamiento y preparación de la opinión pública.

Llevó a cabo exitosamente su mandato en pocos meses y convirtió la guerra en algo fundamental para el destino del país. Trabajaron en esta Comisión Creel personas muy famosas por aquel entonces, pero si hay alguien a destacar es al austríaco Edward Bernays, fundador de la industria de relaciones públicas.

Cuando estas personas salieron de la comisión colocaron herramientas de comunicación en las sociedades. Estas herramientas siguen vivas hoy y forman parte de los mecanismos de propaganda. Son los descendientes de la comisión Creel los que implantaron los mecanismos para lograr este pensamiento único.

Las instituciones encargadas de moldear la opinión pública nos muestran el papel de las empresas, de las relaciones públicas dentro de las empresas, de la comunicación social, de los propios medios de comunicación, del papel de los intelectuales, de la publicidad, del papel de la información en general en nuestras sociedades.

Todo esto se estableció entonces y fue la lección que Hitler aprendió.

Volviendo a lo anterior, se ha dicho que para que funcione una sociedad se debe excluir a parte de su población, pero también existen estos artículos, este contradiscurso.

Hay lugares donde se proponen otros análisis, existen medios alternativos, intelectuales que conducen nuevos discursos, y también grupos sociales y comunidades que preparan nuevos pensamientos. Pese a esto, el pensamiento único predomina y la propaganda, igual que en su día la Comisión Creel, cumple exitosamente su papel.

A través de mecanismos e instituciones de todo tipo y condición da una visión del mundo, un vocabulario y una manera de pensar. Se asegura el planteamiento de una serie de cuestiones, les aporta respuestas, se realizan ciertos análisis y se excluyen otros. La ideología tiene dos caras: la cara oficial, el pensamiento único, y su cara oficiosa, el lenguaje.

Esta ideología nunca aparece como tal, porque de aparecer así, inmediatamente sería estudiada y contestada. Al contrario, se presenta como algo natural. En los siguientes párrafos se profundizará en esas verdades naturales de la ideología neoliberal.

JRMora
Viñeta de @JRMora

A día de hoy, el avance de la tecnología, o lo que llamaba Marx, de las fuerzas productivas, ha transformado, por completo, en palabras del mismo filósofo, las relaciones humanas. Un Smartphone, sin ir más lejos, ya es un objeto de consulta continuada e irrefrenable. No podemos escapar del influjo de Whatsapp u otras aplicaciones de mensajería, tampoco de hacer pública nuestra vida en Facebook o Instagram.

Pocos de ustedes pueden afirmar que no poseen un móvil o una cuenta en alguna de estas redes sociales o plataformas de mensajería. Nadie pone en duda tampoco, por ejemplo, la publicidad que hay en todas partes, son cuestiones que fuimos asimilando, sin necesidad de un consenso social. No hizo falta preguntar a la ciudadanía si quería publicidad en las calles.

¿Quién pone en cuestión la publicidad o tener una televisión en casa?

El sistema lo organizó sin consultarnos, pero nos es presentado como una evidencia lógica, que no se puede discutir. Nadie duda de que usted tenga una televisión en casa.

Lo mismo pasa con la globalización o la privatización, son realidades incuestionables, pero no son necesariamente buenas. Son hechos consumados, que como se han hecho y se hacen, deben seguir haciéndose.

No se puede pedir opinión a la gente sobre eso, sería una bobada, ¿no creen? Rajoy y su ejecutivo, sin ir más lejos, realizaron recortes en España porque no quedaba más remedio. Es lo ineluctable, no se puede huir de eso. Es una obligación, y así lo venden los medios de comunicación.

Lo que permiten los medios de comunicación, al fin y al cabo, es la creación de la verdad, y ésta sólo puede aparecer a partir de la confrontación, es decir, de la verificación de una versión dada con la confirmación de varios testigos.

Es difícil establecer la verdad, sobre todo en asuntos judiciales, pero en los medios de comunicación basta con que acerca de un evento todos los medios digan lo mismo, (prensa, radio, televisión, internet) para que esa información se convierta en verdad, siendo una mentira.

Para aquellos países en los que no existe este entramado propagandístico hay otros métodos más drásticos, en el siglo XX tenemos muchas referencias, sobre todo en América Latina.

Hoy en día, se buscan otros métodos, como la aparición de una “insurgencia” a favor de una supuesta democracia, o lo que es lo mismo, en favor de la creación de un mercado y una estructura que permita acceder a los recursos económicos, y no lo olvidemos, para Gary Becker, la mente de los habitantes de esos países también son recursos a explotar.

1984 Illot
Ilustración de Illot

Para cerrar este extenso artículo, en “Un mundo feliz” de Aldous Huxley, distopía que junto a 1984 es de obligada lectura (ambas fáciles de conseguir), se adoctrinaba a los niños a través de la escucha repetida de una enciclopedia grabada, en la que se les persuadía de ser felices por ser lo que son.

Además, uno de los directores, llegaba a decir que 64.000 repeticiones equivalían a una verdad. Con esto, sólo se les puede decir que no se detengan, que sigan instruyéndose, que aprendan a conocer su lenguaje, que adquieran y lean tantos libros como les sea posible. Sólo de este modo no permitirán que los medios les aturdan, no porque los pongan en duda, que también, sino porque los superarán en conocimientos.

Escrito por C. Zeigarnik @C_Zeigarnik
 

http://nuevarevolucion.es/

*O neoliberalismo de joelhos 8

Matéria extraída do Blog do Miro: Blog do Miro

Por Pedro Ramos de Toledo, no blogEscrevinhador:

“Ser professor e não lutar é uma contradição pedagógica” (Paulo Freire)

Na rede pública do Estado de São Paulo, a angústia, a insatisfação e a sensação de fracasso profissional não faltam um único dia. Não abonam, não tiram licença médica e podem ser encontrados na sala dos professores das 7h às 23h, diariamente, entre a copa do cafezinho e a sala da direção.

Verdadeiros profissionais nunca chegam atrasados (o fato de “morarem” na escola ajuda bastante nesse quesito) – e se gabam de receber, anualmente, o bônus dedicado aos “excelentes profissionais” que fazem do “mérito” uma importante política de incentivo. E como todo “funcionário-padrão”, nunca fazem greve.

Este ano o bônus foi bem gordo e a angústia foi às compras. Os cortes de verbas repassadas às escolas em 2015, no entanto, conduziram à carência e à paralisação das atividades administrativas das Unidades Escolares (UEs). Secretarias deixaram de emitir documentos simples devido à falta de papel sulfite e toner. As áreas comuns se tornaram verdadeiros chiqueiros por falta de material de limpeza; nem mesmo papel higiênico era encontrado.

A verba de manutenção, utilizada para dar um “tapa” nos horrorosos galpões escolares durante as férias, desapareceu. As aulas retornaram com as escolas do mesmo jeito que acabaram no ano anterior: “saunas” de aula sem ventiladores; paredes pixadas e sujas; carteiras e cadeiras quebradas.

A insatisfação não deixou por menos. Mais de 3.300 salas de aula foram fechadas, colocando na rua 20.000 professores que laboravam de sol a sol em estado precário. Milhares de professores efetivos foram obrigados a completar a jornada em até quatro escolas diferentes para poder pagar o aluguel e por comida na mesa.

Professores eventuais são obrigados a passar 16 horas de pé, amontoados em quadras de futebol, para angariar meia dúzia de aulas. Desmaios e agressões são comuns, bem como o olhar de desprezo dos funcionários das diretorias de ensino. Salas de aula com 70 alunos, enfurnados em verdadeiros fornos, tornaram-se a regra.

Não há livros didáticos e material de apoio em quantidade suficiente para atender à necessidade dos estudantes. (A apostila do Estado de São Paulo não conta. Criada às pressas em 2007 para despejar dinheiro público nas contas da Gráfica do Grupo Folha, nunca recebeu em oito anos uma púnica revisão. Ela é melhor utilizada para tapar as janelas quebradas.)

E a sensação de fracasso? Só avança. As notas dos Ensinos Fundamental e Médio permanecem teimosamente estacadas no mesmo ponto há vinte anos, alheias a todas as tentativas de melhoria da educação pelo viés neoliberal; o tráfico atua livremente dentro das escolas, um mercado bastante rico e diversificado. A violência entre alunos, professores e funcionários é cotidiana, tanto física quanto simbolicamente, fruto do modelo vigente que norteia o ensino público: a escola-prisão.

Atores escolares são lembrados diariamente, por todas as condições acima citadas, o que, aos olhos do Estado e da sociedade, são de fato: Lixo. Não há outra interpretação. A Escola dos pobres não passa de uma prisão precária, destinada a mantê-los não apenas cincunscritos à periferia, mas também marginais em em seu próprio futuro.

A invisibilidade dos professores da rede do Estado e o silêncio em relação ao tártaro da Educação deixa claro que tal postura não cabe apenas ao nosso Almirante do Tietê, mas também é norma entre a elite branca que desfila em micareta fascistas e trabalha nas redações da grande mídia corporativa. Mas não há nada de novo nesse front.

Frente a essa situação, dezenas de milhares de professores reunidos no vão do MASP, no último dia 13 de março, decidiram entrar em greve por tempo indeterminado. A pauta de reivindicações é ampla e extensa, assim como é a lista de problemas que enfrentamos diariamente nas escolas e que vão muito além da nossa obscena condição salarial:

– reabertura de todas as 3,3 mil salas de aulas fechadas

– fim da superlotação das salas: máximo de 25 alunos por sala

– readmissão de todos os professores demitidos: fim da “quarentena” e “duzentena”

– fim da divisão da categoria: revogação da lei 1093.

– revogação do decreto do reajuste ZERO!

– reposição das perdas salariais: 75,33% de reajuste para equiparar os professores aos demais profissionais de nível superior.

– redução da jornada de trabalho (1/3 extraclasse já!)

– fim da política de bônus: pagamente de 14º salário a todos os professores

– fim da prova de mérito e da quebra da isonomia salarial da categoria

– convocação de todos os professores concursados e estabilidades aos professores temporários

– fim da limitação de faltas médicas e direito ao atendimento no Iamspe a todos os professores.

– direito de creche a todos os filhos de professores. Pagamento de adicional (auxílio-creche) às mães e pais professores, enquanto essa reivindicação não for atendida

– reajuste do valor do vale alimentação (R$ 30) e vale transporte, e que sejam pagos a todos os professores.

– não à Escola de Tempo Integral do governo tucano (gratificação de 70% para todos)

– não à política de corte de verbas destinada à manutenção das escolas

– garantia de abastecimento de água nas unidades escolares

Cada pauta reivindicatória de nossa greve busca apontar na direção daquilo que nossa categoria entende ser fundamental e imprescindível se quisermos transformar a educação pública brasileira. Essa transformação não pode, em momento algum, ignorar a necessidade de valorização da nossa categoria, hoje tão precarizada quanto as escolas nas quais atua.

No entanto, a despeito do consenso nacional sobre a importância estratégica da educação de base para o desenvolvimento pleno de nosso país, fica claro que em todas as esferas governamentais – assim como nas ditas camadas sociais “superiores” – a situação desesperadora em que vivem os professores brasileiros é um tabu a não ser discutido na sala de jantar.

A precarização de nossa categoria, iniciada pelos golpistas de 64 e consolidada pelos economistas liberais da década de 90, estendeu-se para a periferização dos professores no próprio debate nacional sobre Educação. Não participamos dos Conselhos Estaduais; não somos chamados para debates públicos ou consultas; mesmo as universidades públicas e seus professores, do alto de seus doutorados, tratam-nos com o mais absoluto desprezo: aos seus olhos somos os serventes de pedreiros na construção do edifício do saber.

Uma única noite entre os alunos que frequentam os cursos de licenciatura da FEUSP nos afoga em comentários de deboche com relação à docência. A maioria deles encara a licenciatura como último recurso a ser utilizado, no caso de tudo o mais dar errado em suas vidas. Isso explica porque apenas 3% dos professores da Rede são egressos de universidades públicas. Para a Casa Grande, aqueles que educam os escravos não têm absolutamente nada a oferecer. Devem ser silenciados para bem cumprir o papel de carcereiros da juventude preta e pobre da periferia.

Esse descaso ficou ainda mais evidente na última semana. Enquanto nossa greve cresce, fruto do trabalho de milhares de professores organizados nos comandos de greve, centenas de casos de assédio moral se espalharam pelas escolas como uma epidemia. Dirigentes ameaçaram professores em seu legítimo direito de greve e professores eventuais foram constrangidos a entrar nas salas de professores grevistas.

A ordem da Secretaria é ignorar a existência da greve. Essa política absurda e autoritária foi evidenciada por nota da Secretaria, que afirma que “96% dos professores encontram-se em sala”. Ora, essa é a taxa natural de presença dos professores em um dia letivo normal. É como se a greve simplesmente não existisse!

Tampouco é possível saber da greve pelos oligopólios midiáticos, aliados viscerais do tucanato paulista. Na última sexta-feira, 40.000 professores pararam a Avenida Paulista e marcharam em direção à Secretaria da Educação. A Record tratava sobre a calvície; a Band ganhava pontos explorando a morte de um pobre trabalhador atingido por um relâmpago; da Globo, Folha, Estadão e SBT, sequer comentamos: sabemos bem o que esperar desse mato. Nos portais de internet, todas as notícias se resumem a uma única nota: professores querem mais aumento. Mais nada.

Cerca de 120.000 professores deixaram claro: lutarão contra esse deplorável estado de coisas. Nossa luta vai além da recuperação salarial da categoria – essencial e necessária – e se aprofunda na destruição sistemática da educação-mercadoria em favor da escola pública, gratuita e de qualidade para todos. Magistério não é sacerdócio. Queremos ser tratados como profissionais, trabalhadores que se orgulham do trabalho que fazem e que sabem ser fundamental para o sucesso escolar a construção de condições materiais favoráveis para que ele venha a criar raízes e florescer.

Não lutamos apenas por nós, mas por todos aqueles que sonham e labutam pela construção de um ensino público de qualidade. Pedimos por isso o apoio de todas as forças progressistas que entendem ser a luta pela educação pública algo além de meras palavras vazias.

“Todo ano é a mesma novela”. Foram estas as palavras de Geraldo Alckmim, Governador do Estado de São Paulo, ao ser questionado sobre a greve dos Professores da Rede Estadual de Ensino. Não, governador. Não é uma novela. É um filme de terror. Um filme que o senhor dirige e projeta há vinte anos. Está na hora de mudarmos o rolo do filme. Por bem ou por mal. Ignorar-nos não será mais uma opção.

___________________________________________________________

No vídeo abaixo, há um exemplo tipico do neo-liberalismo e o que colonias (o Brasil para os EUA não passa de uma colonia fétida, estadunidenses quando vem ao Brasil são recomendados a não beber água da torneira, para exemplificar) representam para o primeiro mundo:

_____________________________________________________________

* Pedro Ramos de Toledo é professor da Rede Pública do Estado de São Paulo.

*Que os professores de SP vençam o neoliberalismo.
*Pelo fim do sistema burguês de produção e dominação
_______________________________________________________________
Entenda melhor o que eles pensam: